/El poder de las colecciones: cómo una colección puede tener beneficios duraderos en nuestros hijos

El poder de las colecciones: cómo una colección puede tener beneficios duraderos en nuestros hijos

El otro día, quien os escribe este artículo, estaba dando un paseo por la playa con sus dos hijas. ¿No os ha resultado llamativo el afán que tienen los niños por recoger conchitas, piedrecitas, cristales desgastados…? ¡Verdaderos tesoros para ellos! Y no hablo necesariamente de cosas de la playa, sino de muchas otras colecciones: cromos, chapas, fascículos, etc.

¿Son beneficiosas las colecciones para nuestros hijos?

Rotundamente sí. No en vano en CartaCuentos aprovechamos ese poder de las colecciones para canalizarlo en despertar el interés por la lectura en nuestros hijos. En primer lugar, con la entrega periódica de las cartas personalizadas con cuentos. Y en segundo lugar, porque cada carta lleva a descubrir una pista que tienen que ir reuniendo para resolver el misterio que esconde cada aventura. ¡Como! ¿Que todavía no sabes qué es CartaCuentos? ¡Eso tiene pena de cárcel! Dale inmediatamente al enlace a continuación antes de que te detengan 😉 ¿Qué es CartaCuentos?

Pero no nos desviemos del tema, veamos el poder y los beneficios que coleccionar puede acarrear para nuestros hijos:

Memoria

Todavía recuerdo una escena de mi infancia que se repetía cada vez que estaban de moda los cromos. Algún amigo o amiga o incluso yo mismo, con un “taco” de cromos que a duras penas cabía en nuestras manos, pasando los cromos a una velocidad pasmosa mientras resonaba la cantinela… “Lo tengo, lo tengo, lo tengo, lo tengo… no lo tengo…” Se desarrollaba una retención visual espectacular.

Responsabilidad

El niño o la niña en exclusiva es responsable de crear, mantener y cuidar la colección, se a cual sea ésta. ¡No nos entrometamos!

Autonomía

En alguna medida, la asunción de responsabilidad anterior habilita a nuestros hijos para tomar decisiones por sí mismos. Por ejemplo, decidir si cambian un cromo o no. Cuántos cromos repetidos está dispuesto a dar por un cromo que quiere especialmente o que le falta en su colección…

Paciencia

¡Divina virtud! jeje. ¿Verdad que los niños son impacientes por naturaleza? ¡Sobre todo cuando quieren algo especialmente! Qué gran lección para ellos descubrir que no pueden completar la colección de la noche a la mañana… 😉

Socializar y cooperar

¡Esta es mi virtud favorita de las colecciones! Ver como una colección puede ayudar a los más pequeños a hablar con otros para intercambiar elementos de la misma, llegar a “pactos” de intercambio…

 

Estoy seguro de que se os ocurrirán otros beneficios, así que estaremos encantados de añadirlos. Pero lo que no queremos perder de vista es el objetivo de este post, que no es otro, en definitiva, que no privéis a vuestro hijo/a de las ventajas de coleccionar. Yo personalmente es uno de los grandes recuerdos que guardo de mi infancia y espero que mis  hijas, el día de mañana, también lo tengan 😉

¡Y ahora una gran idea! ¿Por qué no empezar con CartaCuentos? Que además fomenta el interés por la lectura y el hábito lector? jejeje Es sólo una sugerencia 😉

¿Y tú, qué coleccionaste cuando eras peque? Compártelo con nosotros en Facebook o comentando este artículo 😉

 

 

 

Por |2020-07-08T09:55:45+00:0015 junio, 2020|Noticias|Sin comentarios